Nueva Zelanda, un país de embrujo

Este país en el extremo del mundo fue el decorado de la película de "El Señor de los Anillos". No es extraño afirmar, en este sentido, que Nueva Zelanda es una tierra mágica. Dividida en dos grandes islas, la isla del Norte y la isla del Sur, se encuentra geográficamente aislado, lo cual explica que se hayan desarrollado en estas tierras una fauna y una flora que no se halla en ningún otro sitio. Antigua colonia británica, su idioma nacional es el inglés.
La capital, Wellington, está situada en la isla del Norte. Aquí encontrará numerosos museos e infraestructuras turísticas. Subiendo al monte Victoria, situado en las afueras más próximas, la vista que se ofrece sobre la ciudad es simplemente magnífica. También puede embarcar en un vuelo Air France con destino a la otra ciudad principal: Auckland. Cosmopolita y animada, está rodeada de colinas volcánicas que confieren a los alrededores un carácter particular.
Nueva Zelanda está ubicada en el hemisferio sur, lo que explica que las estaciones estén invertidas respecto a Europa o Asia. El clima tiene muchos contrastes, con el extremo Norte (el Northland) que roza el trópico y donde las temperaturas son elevadas y nunca nieva. Y al contrario, en el extremo Sur (el Fiordland), nos encontramos con fiordos y glaciares. Le aconsejamos que reserve su billete Air France entre noviembre y abril para aprovechar un clima bastante suave. Considere, no obstante, llevarse un paraguas, ya que llueve con regularidad durante todo el año

Actividades al aire libre en Nueva Zelanda

Los paisajes variados y la naturaleza salvaje de Nueva Zelanda harán las delicias de los aficionados al deporte en exterior. Otago, al sur de la isla Sur, es el lugar ideal para los viajeros en busca de sensaciones fuertes. En Queenstown, una ciudad al borde del lago Wanaka, podrá practicar rafting, fueraborda, parapente o paracaidismo. En invierno, muchos son los esquiadores que parten al asalto de las Remarkables, unas montañas en los lindes de la ciudad y que llevan un nombre de lo más apropiado…
Los senderistas también verán sus ansias colmadas. Nueva Zelanda cuenta con 9 recorridos, sobre todo el Milford Track que une el lago Te Anau con Milford Sound. En cualquier región a la que usted se desplace, podrá observar una fauna sorprendente, como el tuatara, una iguana que tiene tres ojos cuando es una cría, o el kiwi, emblema del país. Esta extraña ave es del tamaño de una gallina, con un pico largo y fino, y con la particularidad de no ser capaz de volar. La flora es igualmente excepcional y un 75% de las especies vegetales del país no existen en ningún otro sitio.

La cultura Maorí en Nueva Zelanda

Los Maoríes, pueblo autóctono de Nueva Zelanda, se instalaron tardíamente en el país, alrededor del siglo XIII. Hoy en día son unos 600.000. Tradicionalmente, los hombres se cubren el cuerpo y la cara con impresionantes tatuajes, mientras que las mujeres solo se tatúan el mentón. El Museo de Auckland reconstituye sus tradiciones, como los bailes y carreras en canoa, y expone objetos de cestería, armas y estatuillas de madera. La artesanía maorí se vende asimismo en varios comercios, en especial colgantes de hueso, jade o conchas, con bonitas formas sinuosas y redondeadas. Para desconectar totalmente, no dude en acceder al sitio web de Air France y comprarse un billete de avión a Nueva Zelanda.

Para saber más y preparar su viaje a Nueva Zelanda