Descubriendo Filipinas

Las Filipinas están constituidas por un archipiélago de islas situadas en el océano Pacífico, entre las cuales algunas están sin habitar y no tienen ni siquiera nombre. Se distinguen tres zonas principales: Luzón, la isla más grande y que alberga la capital, Manila, donde también se ubica la ciudad de Quezon City, muy densa y animada, así como varios volcanes activos. La segunda isla por tamaño es Mindanao, al sur, y donde reside la comunidad musulmana. Por último, en el centro, el grupo de islas Las Visayas contiene magníficas playas tropicales.
Los habitantes de las Filipinas son conocidos por su hospitalidad y siempre estarán dispuestos a ayudarle o indicarle el camino, aunque no entiendan su lengua. Le aconsejamos reservar un billete Air France durante la estación seca, que comprende los meses de diciembre a mayo. El periodo de diciembre a febrero es particularmente agradable, puesto que el clima es seco y suave.

Manila, la capital animada y colorida de Filipinas

Para descubrir Filipinas, embarque en un vuelo Air France hacia Manila, la capital. Esta superpoblada ciudad presenta un mosaico de arquitecturas variadas. La influencia española, recuerdo de la colonización, está presente en la orilla sur del río Pasig. Aquí se descubren residencias de tipo colonial y ejemplos de la arquitectura del siglo XVII. Al sur de la ciudad podrá admirar la iglesia barroca de Malate, que data del siglo XVI. Al norte del río se encuentra el barrio chino de la ciudad o Chinatown. No se pierda el asombroso cementerio chino que se halla justo en la periferia de la ciudad, con sus pequeñas pagodas de vivos colores. La capital cuenta con numerosos museos. El Museo Nacional vale la pena especialmente: reconstituye la historia del país y presenta el patrimonio cultural. Manila es una ciudad vibrante. Por la noche, salga a pasear por sus animadas calles y pruebe su cocina sorprendente y llena de especias. Por todas partes se topará con pequeños establecimientos en los que pedir platos para comer en el local o para llevar. También los turo-turo ("muestre, muestre"), una especie de auto-servicio en el que usted pide indicando con el dedo los platos que le tientan. La comida es siempre abundante y a menudo sencilla, a base de arroz, salsa de soja, pollo o pescado. Los postres son sustanciosos y dulces, a menudo a base de coco. La San Miguel, una cerveza rubia típica de Filipinas, está considerada como una de las mejores del mundo.

Los paisajes más hermosos de Filipinas

Las numerosas islas del archipiélago de las Filipinas contienen todas una gran cantidad de playas paradisíacas, de arena fina y aguas transparentes. Equipado únicamente con gafas y tubo de bucear podrá observar toda clase de especies marinas y de peces de colores.
Entre dos chapuzones, no pase por alto una visita del interior de Luzón. La región de Banaue es célebre por su fascinante paisaje de arrozales en terrazas. Otra formación geológica original: las "Colinas de Chocolate", en la isla de Bohol. Estos montículos muy redondeados, en forma de globo, surgieron de una acumulación submarina de conchas y corales. Dichos estratos, en otra época submarinos, emergieron debido a la tectónica de placas. Deben su nombre a la vegetación que los recubre, y que adquiere una tonalidad morena durante la estación seca.

Para saber más y preparar su viaje a las Filipinas