La Sirenita: la figura más emblemática de la capital danesa

imprescindible
La Sirenita: la figura más emblemática de la capital danesa

Velando por la ciudad sobre su roca desde 1913, se ha convertido en el símbolo de Copenhague.

Subida en su roca cerca del parque Churchill desde hace ya 102 años, la Sirenita se ha convertido en el emblema de Copenhague y, por extensión, de toda Dinamarca, del mismo modo que la Torre Eiffel es el símbolo de París. Esta pequeña estatua de bronce fue erigida en 1913 por Edvard Eriksen en honor a su padre espiritual original, el escritor y autor de cuentos Hans Christian Andersen. Cada año atrae a más de un millón de turistas.

Observará que no tiene cola de pez, pero no olvide que, según Andersen, en tierra firme la cola se convierte en piernas. La estatua le sorprenderá también por su pequeño tamaño (1,25 m), pero no la subestime: además de servir de inspiración a un famoso estudio de animación, ha debido hacer frente a numerosos actos vandálicos desde los años sesenta, incluidas decapitaciones y amputaciones de brazos. Para llegar a la estatua desde el centro de la ciudad, bordee el paseo marítimo pasando por el palacio de Amalienborg hasta el muelle de Langelinie.

La Sirenita
Langelinie
2100 Copenhague Ø