Iglesia de San José de Iracoubo, arte naíf del siglo XIX.

monumento
Iglesia de San José de Iracoubo, arte naíf del siglo XIX.

Aunque miles de visitantes se desvían para descubrir la obra del presidiario Huguet, muchos desconocen la singular historia de este edificio que data de finales del siglo XIX.

La Iglesia está protegida como monumento histórico. Su construcción es fruto de un largo y paciente trabajo, de casi seis años de duración, a manos del padre Raffray y de todos los vecinos del pueblo. Dado que los fondos asignados por el clero resultaron insuficientes, los habitantes se movilizaron e hicieron donaciones de todo tipo: material, mano de obra y dinero.

Una vez en pie el edificio, el padre Raffray, que aportó personalmente 5000 francos, quiso hacer de esta iglesia un lugar único y personal concibiendo una magnífica decoración interior. Recurrió a los servicios de un presidiario llamado Huguet. Durante seis años, se dedicó a esta tarea y cubrió los 600 m2 de superficie interior. Del techo al coro sin olvidar la nave o los pilares, el espacio arquitectónico está totalmente cubierto de frescos cuyo estilo se relaciona con el arte naíf y los temas de la imaginería popular.

Iglesia de San José
97350 Iracoubo

www.iracoubo.fr/patrimoine/eglise-saint-joseph/