El Mourillon, un pueblo dentro de la ciudad

descubrir el entorno
El Mourillon, un pueblo dentro de la ciudad

El barrio de Mourillon es el lugar perfecto para pasear en familia y dejarse seducir por callejuelas llenas de autenticidad.

El barrio de Mourillon, al sur de Tulón, hace gala de su carácter de pueblo singular. La iglesia, el mercado diario y sus pequeñas tiendas le dan un ambiente pintoresco.

Aquí conviven todas las generaciones bajo un denominador común: su perpetua sonrisa. La línea de costa, las casetas de baño de la playa de Sainte-Hélène y las bonitas casas burguesas rodeadas de parques y jardines en los que reinan especies exóticas traídos de expediciones a otros mundos convierten Mourillon en el barrio más elegante y animado de Tulón. A lo largo de siete hectáreas de playas artificiales de arena del litoral encontrará una base náutica con una amplia oferta de actividades para deportistas de todos los niveles y multitud de bares y restaurantes junto al agua.

Si toma el «sendero de los aduaneros», un camino casi virgen y escondido paralelo a la costa, llegará a las calas de Brun y de la Mître, que gozan de la benéfica sombra de grandes pinos piñoneros. Auténticas cabañas de pescadores construidas a ras del agua aportan una nota alegre y colorida a este decorado marino.