El Hotel Vauban: la eterna melodía de Brest

recomendación
El Hotel Vauban: la eterna melodía de Brest

El Hotel Vauban, refugio de músicos rebeldes, conserva la sencillez de una pensión familiar con escapadas rock 'n' roll y un carácter singular intacto. Un lugar con mucho caché.

Brest tiene su propio «Chelsea Hotel»: el Vauban. Por este gran edificio de los años cincuenta situado en el centro de la cité du Ponant, han desfilado Mistinguett, Charles Trenet o Tino Rossi. Cabe reseñar que, desde 1962, el sótano de este establecimiento familiar acoge una sala de conciertos considerada por unanimidad uno de los grandes lugares históricos de la vida musical de la ciudad.
Yann Tiersen o Herman Düne son habituales hoy en día. Unas plantas más arriba, pasado el acogedor restaurante de estilo retro, es fácil cruzarse con artistas como Stephan Eicher Miossec por los cálidos pasillos. Tienen la costumbre de instalarse en una de las 51 habitaciones de este lugar de encantadora decadencia, cuya pátina se acentúa con el paso de los años. Renovadas por completo en 2009, han conservado ese halo. Pida la 206, con su decoración en tartán homenaje a Jane Birkin, es una réplica exacta de las habitaciones de los años cincuenta: sentirá amor a primera vista.

Hotel Vauban
17, avenue Georges Clemenceau
29200 Brest

Tel.: +33 (0)2 98 46 06 88

www.hotelvauban.fr

Habitación: desde 70 EUR