Cafe Pushkin al ritmo de Nathalie

imprescindible
Cafe Pushkin al ritmo de Nathalie

Si no fuera por Nathalie, la canción mundialmente conocida de Gilbert Bécaud, este restaurante legendario e imprescindible de Moscú no habría existido nunca. Un claro reflejo de la gastronomía rusa del siglo XVIII.

Los platos del menú, como los pequeños patés rusos, los pelmini caseros (una especie de tortellini de Siberia), la ternera Stroganoff o las costillas de ternera Pozharsky se inspiran en los libros de cocina de los zares. El famoso Cafe Pushkin fue inaugurado en 1999 fruto de la genial ocurrencia de Andrei Dellos (pintor, restaurador de arte y director de discotecas), con motivo del bicentenario del nacimiento del poeta, dramaturgo y novelista ruso.

Como entonaba Gilbert Bécaud en Nathalie, su éxito de 1966: "Pensaba que, después de la tumba de Lenin, iríamos al Cafe Pushkin...". Solo que, cuando compuso la canción, el café solo existía en su fértil imaginación. Cada mujer, bajo sus techos elegantes de estilo francés y la calidez de la madera, se transforma en "Nathalie, mi guía" o la princesa Liudmila, del poema Ruslán y Liudmila de Pushkin. Este local es ideal para beber un chocolate caliente durante el día, disfrutar de una cena ligera por la noche en la planta baja, a la luz de las velas, o en la primera planta, en la biblioteca, con el caro menú inspirado en la gastronomía francesa del chef Andrei Makhov.

Cafe Pushkin
Tverskoybulvar, 26А
Moskva 125009

Tel.: +7 495 739 00 33

cafe-pushkin.ru/en

Carta: alrededor de 4000 RUB