Brest y sus muelles

descubrir el entorno
Brest y sus muelles

Lobos de mar, bares auténticos, buen marisco y una coreografía naval: la visita a los muelles es una parada obligatoria.

Es difícil olvidar que Brest es una ciudad costera, sobre todo en los animados muelles del puerto de mercancías: se respira un ambiente inimitable que imprime un carácter inconfundible a la ciudad. Tome el quai du Commandant Malbert y contemple los astilleros y la mítica goleta La Recouvrance, y luego diríjase al quai de la Douane, donde se celebra la subasta de pescado de la ciudad y se concentran las mejores mesas del puerto, como Le Crabe Marteau, a muy poca distancia.
En el quai Taberly, frente a la Marina du Château, se suceden uno tras otro los bares y restaurantes. Dese la vuelta y divise el castillo: esta fortaleza, el edificio más antiguo de Brest, domina toda la ciudad y alberga actualmente el Museo de la Marina, pero, si quiere abarcar con la vista toda la rada, no le queda más remedio que ir hasta el puente de Albert Louppe, justo antes del espectacular puente del Iroise: reservado a peatones y vehículos de dos ruedas, ofrece unas vistas magníficas.

Puerto de mercancías
Quai de la Douane
29200 Brest