Archipiélago Tuamotu, las islas del tesoro

arte y cultura
Archipiélago Tuamotu, las islas del tesoro

La perla de Rangiroa goza de una excelente reputación: muchas granjas cultivan esta joya del Pacífico, tomando el relevo a los pescadores que antaño buceaban en busca de esta rara perla.

Oro, el generoso dios celeste, ha ofrecido a los hombres la perla negra de Tahití. Hoy en día se cultiva en varias islas del archipiélago de Tuamotu, del que es emblema y que cuenta con unas 250 granjas de perlas, sobre todo en Rangiroa (Perla de Gauguin). Cuando el hombre, impaciente y fascinado por esta hermosa rareza, ya no pudo contentarse con el fruto de la casualidad, partió a la aventura para descubrir tesoros ocultos.

Ahora el cultivo de perlas, desarrollado en Japón, permite atraer la suerte, con grandes dosis de habilidad y perseverancia. La calidad depende en particular de la pureza del agua donde se crían las ostras planas. La técnica consiste en deslizar en su aparato reproductor una bolita alrededor de la cual se depositarán las capas de nácar. Es un proceso lento durante el cual los moluscos viven unidos en rosario en el océano. Al cabo de unos años el tesoro puede cosecharse y convertirse en joya. Si quiere ampliar sus conocimientos y, quién sabe, llevarse una de estas joyas, se organizan visitas guiadas en la granja de perlas de Rangiroa.

Granja perlífera de Rangiroa (Gauguin's Pearl)
BP 191 Avatoru
98775 Rangiroa

Tel.: +689 40 93 11 30

http://www.gauguinspearl.com/home.php