Arbat: un paseo con encanto e historia

paseo a pie
Arbat: un paseo con encanto e historia

La calle Arbat, peatonal desde 1986, y su barrio, se han convertido en uno de los lugares más visitados y en el núcleo de las embajadas. En el pasado, Napoleón la recorrió para acceder al Kremlin y Pushkin rompió varios corazones...

La antigua Arbat se encuentra entre los parques de Moscú. En el siglo XV, era una carretera que unía la ciudad comercial de Smolensk con el Kremlin.

Hoy en día alberga museos, monumentos y teatros (Teatro Académico Estatal Evgueni Vajtángov, Teatro Chéjov, etc.). En el siglo XVIII, la aristocracia y los artistas rusos sucumbieron a su encanto y trasladaron aquí sus residencias. Napoleón la atravesó durante la ocupación de Moscú en 1812 para llegar hasta el Kremlin, antes de batirse en retirada tras el incendio de la ciudad. El barrio se reconstruyó rápidamente y la élite volvió a sus calles. Todavía pueden apreciarse tesoros de aquella época, como una bonita casa azul turquesa en el número 53, donde Pushkin residió unos meses después de casarse con su mujer, Natalia.

Si continúa explorando, podrá descubrir la casa de planta cilíndrica del arquitecto Melnikov, uno de los pocos moscovitas que contó con la autorización para ocupar una residencia privada durante el mandato de Stalin. En la calle Prechistenka quedan todavía magníficos edificios.