Moscú, símbolo de las transformaciones de Rusia

Moscú, capital de la Federación Rusa cuenta con más de 11 millones de habitantes. Es la ciudad que alberga la sede del gobierno pero también la más poblada del país. Tras la caída del muro de Berlín y la caída del bloque soviético, Rusia ha dado una giro absolutamente liberal, conllevando profundos cambios en el seno de la sociedad rusa. País de contrastes, la diferencia de nivel de vida entre clases de la población es particularmente importante. Pero Rusia es un país que ha sabido conservar su cultura y realzar el valor de su riqueza del pasado. Tchaïkovski, Gogol, Pouchkine, Soljenitsyne o incluso Tolstoi: son los grandes artistas rusos que influyeron en toda Europa e hicieron de Rusia la cumbre de la cultura. Hoy, Rusia es también un país de lujo y símbolo de éxito. Esta faceta ha explotado con la apertura del mercado y el desarrollo de la sociedad rusa. El país está en pleno cambio y su población se está transformando bajo el efecto de los países occidentales. Air France propone numerosos vuelos cotidianos con destino a Moscú con salida desde Madrid. La ocasión de descubrir más de cerca este vecino del este. Deberá contar con una conexión en París o Ámsterdam.

Moscú, entre el pasado comunista y el capitalismo de hoy

Algunos lugares a visitar en Moscu y en sus inmediaciones. Muchos de estos monumentos están incluidos en el Patrimonio Mundial de la UNESCO:

  • El Kremlin: esta fortaleza alberga numerosos edificios. Es también la sede del poder en Rusia. Residencia de los Tsares, alberga hoy las sepulturas de un gran número de soberanos rusos. Encontramos numerosos monumentos religiosos como la catedral del Arcángel San Miguel o la catedral de la Anunciación. A ver también: el Gran Palacio y el Arsenal del Kremlin. Es necesario disponer de al menos una jornada para visitarlo al completo.
  • La Plaza Roja: al lado del Kremlin, la Plaza Roja forma parte de los indispensables de Moscú. Está dominada por la extraordinaria Catedral de San Basilio. Esta última fue construida en 1555 y forma parte de los monumentos emblemáticos de la capital rusa. Completamente roja, está rematada por nueve cúpulas en forma de bulbo. También encontramos el mausoleo de Lenin y el impresionante museo de historia del Estado.
  • El convento Novodievitchi: este famoso convento es un excelente ejemplo de la arquitectura barroca moscovita. Ha acogido a numerosas mujeres de la nobleza y de la aristocracia rusa.

Otros monumentos que merecen también la visita:
Para una vuelta shopping, vaya a la Goum, tienda histórica de Moscú. Cuenta, a día de hoy, con 200 boutiques.

La Universidad de Moscú: edificio impresionante, es complejo arquitectural edificado bajo el régimen soviético. Forma parte de un conjunto mayor, las "siete hermanas", destinado a representar el poder del comunismo. En él están el Ministerio de Asuntos Extranjeros y el hotel Leningrado.

El parque Gorki es perfecto para relajarse tras largas caminatas. Es posible patinar en invierno. Para acabar, no deje de dar una vuelta por el Museo de Arte Pouchkine, uno de los más grandes del mundo con más de un millón de obras expuestas.

Qué ver en los alrededores de Moscú

Si existe una ciudad que visitar en los alrededores de Moscú, esa es San Petersburgo. Llamada la Venecia del norte debido a sus 400 puentes, su centro histórico está incluido en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es la principal ciudad turística de Rusia. Entre los lugares indispensables a visitar, se pueden citar:

  • La fortaleza Pedro y Pablo. Posee una catedral y acoge un museo de historia.
  • El Museo de la Hermita y la Plaza del Palacio.
  • La perspectiva Nevski, especie de "Campos Elíseos" de 4 km de longitud.
  • El Palacio de Verano: es el palacio más viejo de San Petersburgo. Sus jardines son muy famosos.

Para visitar Moscu y Rusia, es posible reservar un vuelo durante el invierno. La nieve le da una atmósfera romántica a las ciudades rusas. Por otra parte, puede también marcharse de viaje durante la primavera.

Saber más sobre Moscú: