El fulgor de Dubái

Dubái es un emirato de los Emiratos Árabes Unidos y su mayor ciudad, igualmente denominada Dubái tiene más de 2,3 millones de habitantes. Situado al extremo este de la península Arábiga, este emirato se asoma al golfo Pérsico y ofrece así un sobrecogedor contraste entre el mar y el desierto. Aunque no sea la capital del país, es la ciudad más conocida y de mayor reputación en la región, sobre todo gracias a su arquitectura ultramoderna y lujosa. Antiguamente un pequeño pueblo que subsistía gracias al comercio de perlas marinas, su formidable desarrollo económico iniciado en la segunda mitad del siglo XX ha hecho del Dubái de hoy en día uno de los destinos más prestigiosos del mundo, símbolo de la riqueza cultural del mundo árabe contemporáneo.
Varios vuelos Air France con salida desde París ofrecen con regularidad la posibilidad de viajar a Dubái. Para evitar al máximo cualquier inconveniente y viajar con total tranquilidad, le aconsejamos que se informe para conocer los trámites con los que cumplir antes de su trayecto.

Dubái, destino de ensueño

Dubái desafía todas las leyes establecidas en lo que se refiere al sector inmobiliario. Al margen del centro de la ciudad, que conserva su carácter tradicional, el resto de la urbe está esencialmente conformado por centros comerciales inmensos y hoteles majestuosos. La ciudad se considera la capital mundial de "las compras" e incluso se ha inaugurado un festival temático desde 1996. El complejo hotelero es incontestablemente el más lujoso del planeta. El ejemplo más destacado lo representa el Burj-Al-Arab, el único hotel de 7 estrellas del mundo. Este edificio en forma de vela es, sin duda, lo que permite identificar claramente al Dubái actual.
Entre otras curiosidades que tampoco desmerecen están la torre Burj Khalifa y sus 828 metros, la construcción más alta del mundo a día de hoy. También puede visitar las islas artificiales en forma de palmeras Jumeira, Jebel Ali y Deira. Todo el conjunto de islotes se halla perfectamente comunicado por transporte, ya sea marítimo (las abras, unas barcas de madera tradicionales) o por vía terrestre con los autobuses, coches, el metro y próximamente el tranvía.

Un amplio abanico de actividades en Dubái

Dubái no sería lo que es si lo único que ofreciese fueran las tiendas para ir de compras. La restauración es sinónimo de cocina de alto nivel y aquí encontramos gastronomías del mundo entero. Si tiene un espíritu atrevido, puede ponerse a prueba en los parques de atracciones, ¡o incluso en la pista de esquí ubicada en el interior de un centro comercial!
La naturaleza tampoco cae en el olvido y puede disfrutar de paseos por el desierto a lomos de un dromedario, o participar en sesiones de submarinismo para descubrir la rica y exhuberante fauna acuática del golfo Pérsico. También descubrirá multitud de animales en el zoo y en el acuario de Dubái.

Prepare su viaje a Dubái