volver

Burkina Faso, un mestizaje cultural en pleno corazón del África occidental

Situado en el centro de la altiplanicie de África occidental, Burkina Faso limita con seis países: Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benín al sur, Mali al noroeste y Níger al este. Esta antigua colonia francesa ocupa casi 280.000 km² y tiene más de 16 millones de habitantes. Una población de múltiples caras y culturas, ya que Burkina Faso alberga unas sesenta etnias. La más representada es la de los Mossis, que se encuentra principalmente en las proximidades de la capital del país, Uagadugu. Otras tres etnias muy presentes son: los Gurunsi en el sur, los Peuls en el norte y los Gurmanché en el este. Esta diversidad cultural es una de las principales riquezas de Burkina Faso, que nos brinda la oportunidad de conocer pueblos muy diferentes entre sí y de un rincón a otro dentro del país. Y aunque Burkina Faso no disponga de tantas infraestructuras turísticas como otro destinos, la cálida acogida de sus habitantes y su generosidad lo compensan de forma admirable.
El país cuenta con un clima tropical, constituido principalmente por una estación seca y la estación de lluvias. Es un elemento importante a tener en cuenta antes de organizar el viaje. En efecto, los meses de abril y mayo son especialmente tórridos, mientras que junio, julio y agosto son muy lluviosos. Le sugerimos viajar entre noviembre y febrero, un periodo durante el cual encontrará un clima más suave y agradable. Air France ofrece varios vuelos por semana a Burkina Faso. Le aconsejamos igualmente que se informe sobre los documentos necesarios para su viaje y las recomendaciones del gobierno español antes de su salida.

Burkina Faso, los lugares y actividades indispensables

Ubicada en el centro de Burkina Faso, la capital Uagadugu rebosa de monumentos y actividades que no se debe perder. Empiece por impregnarse del ambiente de la ciudad transitando por el inmenso mercado Rood Woko, en el que numerosos burkineses deambulan a través de un laberinto de tiendas. Continúe su visita por la célebre Plaza de los Cineastas, por la catedral de la Inmaculada Concepción o por la Gran Mezquita.
Fuera de la capital le aguardan lugares todavía más atípicos, como por ejemplo las esculturas en granito de Laongo al este, las ruinas de Loropeni (declaradas como patrimonio mundial de la Unesco) al sureste o los picos de Sindou al extremo oeste.
Los paisajes burkineses le harán sentir transportado a otro mundo. Ya sea al descubrir el desierto del Sahel a lomos de un camello, recorriendo el Tenakourou (el punto más elevado del país) o caminando a través de pequeñas aldeas perdidas en la maleza de la sabana, Burkina Faso y sus lugares insólitos e intrigantes no le dejarán indiferente.
Por último, la situación geográfica de Burkina Faso le permite acceder con rapidez a los países circundantes, que no le van a la zaga en encantos. Es el caso, especialmente, del parque nacional de W. Situado en la frontera de Burkina Faso, Níger y Benín, este lugar alberga una fauna y flora de increíble variedad.
Con su cultura, paisajes y la posibilidad de descubrir a la población local, Burkina Faso se convierte en un destino que gana enteros entre la curiosidad de los viajeros y que a buen seguro no dejará de seducirle.

Prepare su viaje a Burkina Faso

Redes sociales
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • YouTube
  • Instagram
  • Pinterest