Australia: naturaleza en estado salvaje

Bañada por el océano Índico y el océano Pacífico, Australia ocupa más de 7.600.000 km2. Desde los parques nacionales a los desiertos, pasando por su litoral, explore un país de una vertiginosa inmensidad.
La increíble diversidad de la fauna y la flora, los parajes naturales de excepción y los grandes espacios han conformado la reputación de Australia. Visite la gran barrera de coral al nordeste, la inmensa meseta central, los montes Grampianos al sur o el monte Augustus al este. En el norte, descubra un ambiente tropical con una región cubierta de bosques y de vegetación exhuberante. País de reservas salvajes y de superficies vírgenes, Australia ofrece una experiencia de la naturaleza que le dejará sin palabras. Venir a este fabuloso país gracias a los vuelos ofrecidos por Air France le hará vivir una experiencia inolvidable.

El patrimonio cultural e histórico de Australia

Además, Australia es un país de historia. Configura una mezcla de la vieja Inglaterra y de la civilización aborigen. Vaya al encuentro de los inmigrantes y presidiarios ingleses del siglo XVIII. Visite antiguas cárceles australianas, como Hyde Park Barracks en Sídney, inscrito en el patrimonio mundial de la Unesco, o el Kimberley, región aborigen y lugar de pesca perlera. Australia ha sabido conservar su antigua arquitectura y encontrará diversas manifestaciones a lo largo y ancho del país. Visite edificios de estilo georgiano, victoriano o gótico. Deténgase en Adelaida, también denominada la ciudad de las iglesias, en Sídney, por sus rascacielos modernos y gigantescos, en Victoria por su arquitectura colonial, y en Brisbane por sus casas estilo Queenslander. Las colecciones del Museo de Sídney o las del Hyde Park Barracks Museum están cargadas de historia y le garantizan un inolvidable viaje en el tiempo.

Las grandes urbes de Australia: Melbourne y Sídney

Pero Australia también es un destino urbano. Air France ofrece vuelos regulares a las principales ciudades del país. Sídney y Melbourne son de visita obligada y las más cosmopolitas. Si pasa por Melbourne, capital de la moda y la cultura, acuda a la Art Gallery of New South. Wales y al Palacio Real de Exposiciones, inscritos en el patrimonio mundial de la Unesco. En los alrededores de la ciudad, visite con calma los viñedos y la carretera Great Ocean. Sídney, construida alrededor de una inmensa bahía, le obsequiará con agradables sorpresas como la National Gallery of Victoria, The Rocks, el barrio más antiguo de la ciudad, así como enormes y modernos rascacielos. Para un día de compras, la cita es en la parte peatonal de Pitt Street y en el Victoria Building. Y para unir ociosidad con turismo urbano, disfrute de las hermosas playas cercanas al centro de Melbourne y de Sídney.